Browse By

VUELO DE ALTURA EN EL CIERRE DEL CICLOSISMO

156181_10152366224865327_1455754845_ncopia

Jueves en el Le Parc. Fecha final del Ciclosismo, ciclo que mezcló a bandas del calibre de Leo García, Banda de Turistas, Nairobi, Valentín y los Volcanes (todas de Buenos Aires), con créditos locales como Mariana Paraway, Androide, Fauna, Alicia, Lavanda Fulton, Limón, etc.

Hoy tocan Androide (Mza) y Valentín y los Volcanes (Bs.As). Esperando por el show, pienso que el resultado final fue, como mínimo, positivo: casi 300 personas por jueves y la sensación en el aire de que por fin comienza a apostarse con ideas interesantes a la cultura rockera local.

Se apagan las luces, suben los Androide y, desde el comienzo, me doy cuenta que la última fecha no va a ser la excepción: Fernanda Robledo (voz, teclado), Gustavo Salinas (bajo), Matías Barbuzza Quesada (batería) y Emiliano Barbuzza Quesada (guitarra, sintetizadores), seducen al instante.

“Ya no quiero aterrizar desde que aprendí a volar”, dicen los Androide entre sintetizadores y sutiles fragmentos de guitarra. La cantante nos endulza con sus primeros tonos y nos sumerge de lleno en ese universo sonoro volador que traen las canciones de su primer EP.

182301_10152366230565327_1984033993_ncopia

Hay himnos melancólicos, armonías con luz propia, estética pop, y una capacidad poco frecuente para provocar en cada una de sus canciones una guerra de climas y atmósferas visuales que nos permiten viajar.

El tratamiento de guitarras acústicas y eléctricas, más los sutiles arreglos de sintetizadores, son aportados con talento, creatividad y gran conocimiento de causa.  Eso, sumado a una base rítmica ajustada y creativa, más una frontman que nos propone un romance con el sol, hacen del show un momento de total placer, y de Androide, una banda para no dejar de ver.

Después aparecen Valentín y los Volcanes, quienes con tres discos en sus espaldas, más una delicada y refinada bolsa de estribillos que versan sobre la amistad, el amor, y las pequeñas revoluciones del espíritu, ofrecen un show contundente que transformó el cierre del ciclo en una fiesta de rock indie.

532484_457307194327636_937709371_ncopia

Se fue el Ciclosismo, agrietando el suelo mendocino con melodías que prometen. Que se repita señores!

Por Juan Pablo López

Fotos: Jerónimo Frustaglia