Browse By

Sid Vicious nunca tocó para los Sex Pistols

Sid Vicious and Sex PistolsNo me gusta mucho hablar mal de los muertos, pero esta historia lo amerita.

Sid Vicious, el fallecido bajista de los Sex Pistols, nunca se enteró de un detalle particular en su carrera que quizás hubiese generado mucha polémica en los shows. Resulta que Sid tocaba muy mal el bajo, pero nunca quiso asumirlo, a tal punto, que nunca se enteró que jamás tocó ni una sola nota para el Sex Pistols. Tocaba tan mal, que le desconectaban el amplificador en los conciertos. En realidad su parte era tocada por otro músico que se escondía detrás del escenario.

Sid Vicious y Johnny Rotten

Sid Vicious y Johnny Rotten

Fue Malcolm McLaren, el mánager y cabeza creadora de los Pistols, quien explicó en 1994 durante una entrevista con el periódico londinense Evening Star, que Sid Vicious nunca llegó a enterarse de que en realidad no era él quien tocaba.

Muy sinceramente explicó que no se lo contaron por temor a su reacción: “Sid tocaba tan mal que teníamos que poner a un músico detrás de los altavoces para que tocara su parte al bajo, normalmente a alguno de los roadies. Sid era un músico espantoso, pero un gran cantante”.

Sid vivía inmerso en una espiral de drogas y violencia, entonces daba terror contarle algo tan perturbador. Como para sumarle complejidad a la cuestión, Vicious fue acusado de la muerte de Nancy (su amante y compañera de vida), que fue hallada muerta en una bañera del hotel Chelsea de Nueva York apuñalada. Vicious nunca supo explicar lo que pasó, fue detenido y luego puesto en libertad.

Unos meses después era él mismo quien caía, víctima de una sobredosis que algunos consideraron un suicidio. Vicious (vicioso), cuyo verdadero nombre era John Simon Ritchie, falleció en 1979 en su apartamento de Nueva York, a los 21 años de edad, a causa de una sobredosis de heroína. Pudo ser suicidio, pudo ser descontrol o pudo ser depresión, eso no nos importa, porque ya no está con nosotros.

SidAlgunos curiosos se preguntarán por qué se mantenía en la banda, siendo que el cantante de los Sex Pistols era Johnny Rotten y Sid tocaba tan mal el bajo. La explicación la encontramos en que algunas de las canciones de más éxito del grupo las cantaba él: una versión de C’mon Everybody, de Eddie Cochram y otra del clásico de Frank Sinatra, My Way, fueron cantadas por Vicious. Además, su presencia escénica era todo. Era la fiel demostración de un rockstar y obviamente eso sumaba muchisimo, y sobraban razones para mantenerlo en la banda.

Por eso les dejo este temón de Frank Sinatra versionado por Sid Vicious, que sin dudas hizo que él, eligiera su propio camino.

Por Jero Frustaglia