Browse By

SANTO TABU Y ORBIS TERTIUS EN EL INDEPENDENCIA: DEJAN VERSE BUENOS TIEMPOS

por Juan Pablo López / Fotos: Azul Vittori

Un Santo Tabú endiablado

Viernes de rock en el Teatro Independencia. La Sala mayor de los mendocinos recibía a una de las bandas locales con mayor proyección de los últimos tiempos (Santo Tabú) y a otra ya consolidada (Orbis Tertius). El fin de ambas: presentar sus nuevos trabajos discográficos.

Leo Cortés viajando

Con algo más de 300 personas en el Teatro, primero fue el turno de Santo Tabú: Iván Procheret (guitarra y voz), Leonardo Cortés (bajo y coros) y Pablo Peinado (batería). ¿Cómo explicar lo que sonó esta banda? Vamos primero a las canciones. Con un sonido que se mueve claramente entre el rock oscuro y la canción animal, arrancaron con la dulce y emotiva Cristal ámbar, tema que da nombre al disco. “El frio traerá sutiles tristezas” canta Iván mientras las proyecciones de fondo ambientan una escena casi mística. La lista siguió con algunas canciones de su primer disco y la noche fue tomando temperatura poco a poco. A esa altura, Iván Procheret ya nos había convencido. Caído del planeta “Cerati”, el cantante de 25 años saca provecho de su enorme voz y produce con sutiles destellos de guitar heroe, una presencia escénica avasallante. Maneja los tiempos, no habla de más, y apoyándose en la demoledora base rítmica de Leo y Pablo, se mueve hacia el frente de ataque con el carisma necesario para seducir a la gente.

Hace falta decir que están rockeando?

 

Volviendo al show, la banda retomó el nuevo disco exponiendo composiciones cada vez más sólidas como la preciosa Cuadros. “Qué más da si existe amor de ambos lados, paso el día mirándote colgado en la pared” afirma el líder mientras se trepa a un elevado y energizante puente que termina en solo de guitarra. Le siguen Sombras, Azules rosas, y luego de repasar más piezas de su trabajo anterior, cuando ya se despliegan con la soltura de un grupo experimentado, aparece la bella, poderosa y spinetteana Madre Selva. Para el final, con todo el teatro de pie, rugieron con la súper rockera En mis Sueños, y Oscura Intención, terminando un show desbordado en entusiasmo y calidad.

Maxi Amué, en pleno disfrute

Santo Tabú se esfumaba entre aplausos y gritos y daba paso a una de las bandas con mayor trayectoria en el under mendocino. Orbis Tertius regresaba a los escenarios locales para presentar esta vez su reciente placa llamada Pulsador. Fabián Patti (guitarra), Gabriel Dell’Innocenti (batería), y Maxi Amué (voz, guitarra, programación), con una propuesta que fusiona el rock, el pop y la electrónica, demostraron nuevamente su creatividad compositiva y se despacharon con un set list de grandes hits como: Buen día de sol, Pulsador, Parte de mi, Cristo es un loop, y El Tren que me quiera llevar, con Lucas Di Giusseppe como bajista invitado.

Así se nos iba el viernes de rock en la Sala mayor, dejándonos a todos con la profunda sensación de que con producciones así, dejan verse buenos tiempos. ¡Que sea rock Mendoza!

 

 

Proximamente, más fotos de este show.