Browse By

Miguel Abuelo: Recordando la leyenda

MiguelaCon motivo de conmemorar el nacimiento y la muerte de este cantante, actor y bailarín llamado Miguel Ángel Peralta, decidimos recordar y desmenuzar  una de las mejores obras que grabó este poeta: Miguel Abuelo Et Nada. La historia empezaba así…

Corría 1971 y Miguel, ahora conocido como Miguel Abuelo, cansado por el tenso clima social que se vivía bajo la dictadura de Onganía, y frustrado artísticamente luego del fracaso comercial de los primeros Abuelos de la Nada, decide viajar a Europa para comenzar una nueva etapa.

Durante ese mismo año, además de conocer en Ibiza a Krisha Bogdan, madre de su hijo Gato Azul, Miguel viaja con un puñado de canciones por España, Francia, y luego de vivir en Londres durante unos meses, conoce a un productor francés llamado Moshe Naim.

El productor, enamorado al instante de su voz y su poesía, le ofrece grabar un disco en Francia. Al poco tiempo, motivado por el nuevo proyecto, el cantante forma una banda integrada por todos exiliados latinoamericanos: Miguel en voz y guitarra rítmica; Daniel Sbarra en guitarra eléctrica y coros; Daniel Rodriguez en batería, Carlos Beyris en violoncello: Pinfo Garrigo en bajo y Juan Dalera en quenas.

La banda se llamaba “Nada” y en 1973 entró a grabar en uno de los estudios más importantes de Francia. El disco fue una obra maestra de rock sinfónico que se caracterizó por tener cambios dimensionales, cortes repentinos y un sinfín de condimentos psicodélicos. Prevalecían las guitarras sucias, los arreglos de cuerdas, sonidos ambientales y la frescura vocal de Miguel, que se sostenía en una maravillosa poesía plagada de imágenes reales.

1315842Porque somos instantes en el mundo. Porque somos amantes en el cielo. Porque a la distancia nena estas tan aquí. Porque amarte es eternidad. Porque todas las cosas traen alguna música”. Recitaba en Tirando piedras al río, tema que abría el disco. En El largo día de vivir, versaba: “Tú eres farol en mi guía. Tú eres la luz de mis mares. Tú eres color en mis sueños. Por ti real es la vida”. Y en Estoy aquí parado, sentado y acostado, sentenciaba: “Me han crucificado pero viene igual. Las cosas que yo veo son cosas sin historia. Sin tiempo y sin memoria, son cosas nada más”.

La banda se separa antes de que se edite el álbum, por problemas entre Miguel y el guitarrista Daniel Sbarra. El disco, que salió publicado en 1975 bajo el nombre de “Miguel Abuelo et nada”, et significa “y” en francés, fue una exquisita obra de arte que nunca tuvo una edición oficial en nuestro país.

Luego del exilio europeo, Miguel perseguido y entusiasmado por su amigo “Cachorro” López, decide volver a la Argentina para armar una nueva formación de Los Abuelos de la Nada. Pero esa es otra historia.

En marzo de 1988, Miguel Abuelo, uno de los artistas más versátiles y creativos de nuestro rock nacional, dejaba de respirar para siempre. Adiós Miguel, siempre te recordaremos.

http://www.youtube.com/watch?v=H7N6ftD4HuI