Browse By

MARIA EZQUIAGA, DE ROSAL

Este es un momento muy importante para Rosal. Acaba de salir su quinto disco, “Un fuerte en el corazón” y también se cumplen diez años del inicio de la banda. El concierto que dieron el sábado pasado en Mendoza presentó muchas de las canciones de su excelente nuevo disco, y también mostró temas de toda su trayectoria, en una especie de conmemoración de estos diez primeros años. El día de su primer show en nuestra ciudad, mientras los demás músicos empezaban a probar sonido en el teatro Universidad, hablamos con María Ezquiaga, cantante y compositora de Rosal.

946346_10151493643528071_406487832_n11

La primera vez que supe de la banda fue cuando los escuché tocar en vivo en un programa de Bobby Flores en Rock&Pop, tarde a la noche, a finales del 2005. ¿Qué ha cambiado en cómo veías a la banda en aquel momento y ahora?

Lo primero que se me viene a la mente es que para mí Bobby Flores era alguien re lejano a Rosal. Me acuerdo que me preguntó cosas que me parecían re alejadas de lo que yo sentía que era Rosal, en ese momento. Mi sensación era como que me resultaba muy difícil traducirle eso que hacíamos, en esa nota. Algo que cambió es que si ahora doy una nota a alguien que no tiene ni idea de lo que hago, siento que ahora lo puedo comunicar mejor. Cuando vos empezás un proyecto estás como demasiado metido allí adentro. Entonces cuando salís un poquito de ese ámbito que es tu mundo, te resulta difícil, sentís que lo traicionás. O quizás si a alguna canción tuya la ponen en un lugar, como que se te va de control lo que vos sentís que es. Ahora, por ahí con el tiempo, lo que me di cuenta es que quizás hay cosas que son más generalidades, y que tienen que ver con el afuera, y no conmigo. Como que si vos escuchas una canción de Rosal y pensás, no sé… cada persona te dice una cosa diferente, y digo bueno, sí, puede ser. Puede haber tantas lecturas diferentes como personas haya. Otro cambio es que ahora sí tengo más claro el hecho de que yo no hago una música masiva.

¿Qué diferencias ves desde el disco anterior, “La Casa de la Noche”, y el nuevo?

“La Casa de la Noche” fue un disco que para nosotros fue muy importante, en el sentido en que nos marcó, y nos abrió un montón de puertas a nivel creativo. Yo cambié la forma de hacer letras, empecé a escribir con Guadalupe Gaona, con Jimena López Chaplin… También porque lo grabamos entre los tres, nada más; Martín, Ezequiel, y yo. Con músicos, pero como que fue más una cuestión craneada por los tres. Vinieron arregladores, yo quise poner a Juan Colombo a arreglar “Vamos a dar una vuelta”, Ezequiel hizo arreglos de cuerdas… En este disco, “Un fuerte en el corazón”, yo me puse firme, en el sentido que no quería sobrecargarlo. Cada vez que un tema empezaba a tener mucho, yo empezaba a sacar, a sacar… Con este disco fue la primera vez que hicimos un demo exhaustivo. Antes de entrar al estudio ya sabía qué se grababa, y quién grababa qué. Lo hicimos en dos semanas, porque lo demeamos tanto… Cuando llegamos al estudio, las cosas empiezan a ocupar espacio sonoro real y por ahí algo que vos grabás en tu casa…

555110_10151407929103071_626412981_n

Incluso a nivel frecuencias…

Claro, no necesitás tanto. Hay que sacar.

En Rosal veo cosas clásicas, algo de folklore, avant-garde, cosas de música brasileña, francesa, pop… pero casi nada de blues y rock. ¿Es deliberado?

Yo cuando era chica tuve una banda de blues y rock. A partir de ahí me quedó como una fobia al blues (risas). Me pasa como que no me puedo amigar con eso, está como en mi lado oscuro (risas). Aparte me parece que yo soy muy mental… Aunque mis canciones tienen una cosa como sensible, la cabeza está súper presente en los arreglos, en lo que hago… El blues necesita como una cosa explosiva del sentimiento, que a mí… No es mi personalidad. No me engancho… También me pasa que no me engancho con esto de que se vuelve a poner de moda Sandro, o Palito Ortega. Te juro que no es una cuestión de prejuicio. A mí hay un montón de cosas re comerciales que me gustan, pero lo pongo y no me hace nada… Yo al principio decía “esto es una pose, cómo puede ser que te guste de verdad..?” Pero hay gente que le gusta de verdad, por ahí porque lo escuchó en la infancia o por algo. En mi casa no se escuchaba, entonces no hay forma que tenga conexión con eso.

Spinetta decía que le gustaba Babasónicos, “pero ese estilo Sandro…”

(Risas). Bueno, a mí pasa con Babasónicos que por más que es una banda que es buenísima… Hay temas que me encantan, pero… También debe ser por eso, viste que no terminás de sentirte identificado…

¿Qué estás escuchando en este momento?

Un disco que me gusta mucho -que es ideal para escuchar en el auto-, es el último de El Mató a un Policía Motorizado. Me encanta. En casa en la compu escucho mucho un disco de un grupo que se llama Little Dragon. Después, escucho algunas cosas de folklore, aunque ya se me fue un poco esa etapa. Ahora no lo estoy escuchando, pero me gusta mucho Juan Quintero y Luna Monti, Aca Seca…

¿Y los cantantes?

Estuve escuchando mucho últimamente a Mercedes Simone, la cantante de tango. No la conocía y me encantó. Siempre me gustó todo lo brasilero. Me gusta mucho Caetano (Veloso). Para mí es el mejor cantante del mundo. Lo súper admiro, como cantante. Su disco “Zii & Zie” me influyó mucho en el último disco, en la forma de componer. Esa cosa como reducida, mínima, como muy limitada en el sentido de lo melódico, algo muy extremo, como más “duro”. Yo solía hacer cosas como más románticas, pero ese disco me influyó un montón.

 

Por Santiago Nazar

Fotos: gentileza rosalvirtual.com.ar

 

Más de Rosal acá:

www.rosalvirtual.com.ar

rosalvirtual.blogspot.com.ar

www.facebook.com/Rosalvirtual

twitter.com/rosalmusica

rosal.bandcamp.com