Browse By

Manu Chao en Mendoza y su Lucha interminable por la conciencia

Manu Chao 1Tuvimos que esperar un largo tiempo para volver a disfrutar de La Ventura de Manu Chao, esa misma que pasó a fines de 2011 con la lluvia como acompañante y con el recuerdo fresco de hace unos meses en San Juan, ésta vez también tomo protagonismo y le puso el condimento para que no se olvide tan fácilmente. El agua , el barro, la fiesta de Manu Chao y La Ventura en él, ya son míticas en el Estadio Andes Talleres.

Con una bandera gigante de fondo que expresaba su mensaje a compartir: “Nuestra Lucha es por La Vida, Fuera Monsanto”, invitando a distintas agrupaciones que pelean por el agua en contra de los proyectos mineros, generando conciencia y repartiendo un mensaje clarito como el agua, la resignación es un suicidio permanente. Así comenzaba el show.

Manu Chao 3En un campo de batalla con la lluvia como protagonista y el barro acompañando, empezó la caravana de temas con un trío potente: “Mr Bobby”, “TadiBobeira” y  “La vida es una Tómbola” para encender la llama que no se apaga nada de fácil. Con mucha gente en el campo bailando y disfrutando, continuó la fiesta con “Qué horas son”, el clásico “Clandestino”, “Soñé otro Mundo”, “Mi vida”, “Politik Kills” y la emocionante “Bienvenido a Tijuana”, para enloquecer a los miles de presentes que a esta altura eran mitad barro y mitad alegría.

Con sus aliados Jean Michel Dercourt “Gambeat”, en samples, teclas y bajo, Madjid “Magic” Fahem y Philippe Teboul de Mano Negra en Batería, continuaron por la ruta de la vida dando su mensaje de lucha que cada vez llega más profundo a su público, generando conciencia en medio de una fiesta a puro baile y canto.

Manu Chao 2A la interminable lista de temas se sumaron “Minha Galera”, “Desaparecido”, “Lágrimas de Oro”, “Rumba de Barcelona”, “Mentira” y “Mala Vida” para ir cerrando un show de más de 2 horas, que a pesar del barro y la lluvia se pudo disfrutar como pocos. Hasta la próxima Ventura y gracias a Manu Chao por seguir dando cátedras de vida.

 Por Pablo Donna