Browse By

Los Cafres: Un paso gigante por Mendoza

"Con ustedes, Los Cafres"

Fotos y textos: Jerónimo Frustaglia

Cuando el invierno ya había dejado de asomarse para mostrarnos sus verdaderas garras y en Mendoza hacían temperaturas bajo cero, Los Cafres se presentaban en el Auditorio Ángel Bustelo. El clima del recital era raro, al parecer el tiempo bloqueaba algunas cabezas, y entre el ingreso y el frío, la sensación de estar en un show empezó pasado el segundo tema.

Pero había show para rato. Guillermo Bonetto y los suyos iban a dejarnos un espectáculo que superaría las 2 horas cargadas de hits y por supuesto, casi la totalidad de su nuevo trabajo “El paso gigante”.

El séptimo disco de su carrera no tenía que pasar desapercibido, y lo conforman 16 canciones que ya han sido editadas en Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia, Chile, Colombia, Venezuela, México, Centroamérica, Puerto Rico y Estados Unidos. Para ésta nueva producción, el grupo contó con el aporte del prestigioso técnico Jim Fox, de extensa trayectoria con grandes artistas del reggae, como Don Carlos, Gregory Issacs, Black Uhuru, Israel Vibration y Culture, entre otros. Fox ya había colaborado con la banda en la grabación y mezcla de su segundo disco, Instinto (1995).

Guillermo Bonetto, amor puro

Pero volvamos al recital, que como les contaba, transcurrió de forma extraña. Pero Los Cafres cuentan con un líder que supo manejar el público como quería: nos hizo pasar el frío aplaudiendo, nos habló de la contaminación de la minería, nos contagió con algunos chistes y claro, tiró algunos “palitos” para el gobierno actual. “El país es nuestro, manejémoslo nosotros”, reclamaba Guillermo antes de que se escuchara “Aire”. Ya con el público en el bolsillo, el frío había sido sólo una anécdota para los presentes que se veían felices pero con la euforia y las energías disminuidas.

Los Cafres son un conjunto excepcional conformado por 10 músicos de gran nivel, pero cuando les digo que el clima era raro, es porque la banda suena perfecta, tan perfecta que hasta en momentos parecen una base hecha en computadora. Cada músico sabe perfectamente cuál es el rol que tiene que cumplir en el show y así es como se ordenan en escena: 2 guitarras juntas, 2 vientos a la par, la parte rítmica conformada por batería, bajo y percusión, teclados y sintetizadores, y Bonetto a cargo de la voz y el entretenimiento del público. Suelto en un parque de diversiones, vocaliza de manera precisa casi como cantando en un karaoke con la base de fondo.

Demian Marcelino, hombre simple y feliz

Un show impecable que muestra la calidad y exactitud musical de un conjunto que toca un reggae para enamorar. Una banda que se muestra sensible a los problemas del mundo y al arte mismo. Nos dejaron un gran show que comenzó con un principio de congelamiento y terminó con sonrisas cálidas. “El paso gigante” de Los Cafres por nuestra provincia no fue sólo por el nombre de su último disco, sino por lo que dejaron en Mendoza.

Iluminado por el reggae romántico