Browse By

LollaPaliza / Chile 2012

Desde que entramos al parque O Higgins, la inmensidad que propone este festival nos superó por completo. A los 5 minutos de ingresar, sin siquiera haber visto alguna banda, podíamos entender el significado de esa palabra adoptada por Perry Farrel para nombrar esta fiesta: algo inusual y extraordinario.

Bajo un intenso sol, caminando junto a más de cien mil personas, empezamos un maratónico recorrido en el que pudimos ver de todo. Desde clínicas de aprendizaje para alimentarse de forma saludable y orgánica, talleres de reciclaje, stands de tecnologías y soluciones ambientales, tiendas con recuerdos, música, discos y autógrafos, hasta un espacio llamado Hunchta Weddings, en donde las parejas podían contraer matrimonios express.

Bjork, con un look más que personal

 

Así de inexplicable transcurría la tarde y, con una manzana en la mano más una botella de agua (ya que estaba prohibida la venta de alcohol), arrancamos el viaje musical para ver a más de 60 bandas de los más diversos estilos musicales, dispersados en seis monstruosos escenarios.

El sábado, artistas como Gogol Bordello, Los Tetas, Hoppo! (líder de Café Tacuba) y Thievery Coporation, mientras se despachaban con su música, paralelamente  aprovecharon la oportunidad para pronunciarse a favor de la diversidad cultural. Cabe recordar que esto ocurre días después de la muerte de Daniel Zamudio, el joven chileno abiertamente gay golpeado brutalmente por un grupo de neonazis.

Monos al ataque

Más tarde, en el stage principal, la contundencia de Cage The Elphant aminoraba un poco la espera para ver a la reina de Islandia. Eso sí, antes había que darse una vuelta por el escenario Coca Cola para ver y escuchar a uno de los grupos más esperados del festival: Artic Monkeys.

La banda inglesa desplegó un show categórico, inundando a los presentes con su habitual arsenal de hits y recorriendo con elegancia lo cuatro discos de su carrera. Desde “I bet you look good on the dancefloor”, hasta temas como “Brick by Brick”, “Still take you home”, “Evil twin” y “Visitors” fueron parte del repertorio.

Después Bjork, con un vestido brillante, frondosa cabellera roja y acompañada de un coro, cerró la primera jornada del festival con un set que dejó a todos con la boca abierta.

Primero con su banda, después Joan se dio el gusto de tocar con Foo Fighters

El domingo, más cansados y sin piernas, terminamos de conocer el exagerado predio trasandino. Y mientras The Cristal Method y Skrillex ofrecían violentos set electrónicos, Juana Fe, Systema Solar, Morodo, y el fantástico regreso de Illya Kuryaki (quienes hicieron bailar como nadie a todos los presentes) encendían el escenario alternativo. Por otro lado, Foster the people, Band Of Horses, Tv On the Radio, Joan Jett y MGMT, hacían de soporte para ver a la banda de rock más grande de este momento: Foo Fighters.

Pasadas las 20:30 hs. Apareció Grohl y compañía para entregar un show potente bañado de guiños al público, tanto por el set list demoledor que entregaron, como por los efectivos pasos de comediante y todos los trucos que usó el líder para entusiasmar a la masa.

Dave tranquilo como en pocos momentos del show

El show arrancó con Dave corriendo por la pasarela central, como un animal de caza a punto de encontrar su presa, rasgando los acordes de All my life. La mezcla de energía, humor y talento, dan por resultado un sonido sucio con melodías tan poperas que hasta los niños coreaban cada una de las canciones. Y desde el tercer tema,  el cantante recuerda que es la primera vez del grupo por aquí, lo que provoca un diálogo con la audiencia que duraría hasta el último tema: “¿Cuánto quieren que toquemos? ¿Una hora? ¿Hora y media? ¿Dos horas y media?”.

Finalmente tocaron 23 temas en poco más de dos horas y media. Pasaron de Learn to fly y My Hero a otras más oscuras como White limo o Stacked actors. Recordaron a Pink Floyd con una gloriosa versión de In the flesh, y despacharon varios temas de su reciente disco Wasting light (entre ellas These Days, descripta por Grohl como la canción más increíble que escribió en su vida).

Ahora si, Dave agitando como en todo el recital

Así terminaba Lollapalooza Chile 2012. Otro éxito de nuestro país vecino, que importó este deslumbrante festival con una organización estupenda, propinando a los presentes una paliza inolvidable repleta de rock, arte y conciencia por el medio ambiente.