Browse By

Letras para ver: Cantata de puentes amarillos

Ésta obra maestra fue incluída en el disco “Artaud” de Pescado Rabioso editado en el año 1973. Si bien la música, las letras y la producción fueron íntegramente realizadas por  el propio Spinetta, el disco se acreditó a Pescado Rabioso, banda que por entonces ya estaba separada.

 

Vocalmente impecable y grabada casi íntegramente con guitarras, “Cantata de Puentes Amarillos” es considerada por la crítica nacional como uno de los mejores temas del disco.
Para entender y descifrar algunas de las frases que nos recitaba Luis Alberto, es necesario comenzar por entender las ideas de Antonin Artaud, escritor francés que da nombre al disco.
Los dos libros de Artaud mas importantes que tienen que ver con el disco son “Heliogábalo” y “Van Gogh, el suicidado por la sociedad”, pero “Cantata de Puentes Amarillos” se basa principalmente en imágenes que Luis reconstruye de las Cartas que Vincent Van Gogh le escribió a su hermano Theo.
Estos textos, sintetizados por Spinetta con un profundo análisis, se fundan en recuerdos, esperanzas, sueños y alegrías, en definitiva son un testimonio extraordinario de una relación profunda, espiritual y artística que se da entre dos hermanos a lo largo de varios años.
La imaginación, para Artaud, es la realidad, sueños, pensamientos e ideas delirantes que no son menos reales que lo que está “fuera” del mundo. Realidad parece ser un acuerdo, el mismo acuerdo que la audiencia acepta cuando se introduce a un teatro para ver un juego, que por un tiempo pretende que lo que están viendo sea real.
Teniendo en cuenta esto, podemos ver como el Flaco, a lo largo de la canción, hace referencia en varias oportunidades a ciertas imágenes surrealistas inspiradas en la lectura de Artaud.  Por ejemplo: Los cipreses, las muñecas sangrantes, los sueños y los puentes amarillos.
Paradójicamente, a diferencia del dolor que contagia  la obra del escritor francés, la canción comienza con una frase optimista: “Todo camino puede andar, todo puede andar”. Luego, a medida que avanza los párrafos, nos sumerge de lleno en su amplia mente soñadora.
Para terminar esta gran letra repleta de imaginación y poesía, Luis Alberto intenta regar nuestros corazones con dos  frases de amor simples y contundentes: “Yo te amo tanto que no puedo despertarme sin amar”, “Hoy te amo ya, y ya es mañana”.
Spinetta aclaró años después, que el disco fue una respuesta –insignificante tal vez– al sufrimiento que te acarrea leer las obras de Artaud.
“¿Acaso no son el verde y el amarillo cada uno de los colores opuestos de la muerte, el verde para la resurrección y el amarillo para la descomposición y la decadencia?” (Antonín Artaud, carta a Jean Paulhan, París, 1937)

 

CANTATA DE PUENTES AMARILLOS
LUIS ALBERTO SPINETTA (1973)
 
 Todo camino puede andar, todo puede andar.
 
Con esta sangre al rededor, no sé qué puedo yo mirar,
la sangre ríe idiota, como esta canción, ¿y ante quién?
ensucien sus manos como siempre,
relojes se pudren en sus mentes ya.
 
Y en el mar naufragó una balsa que nunca zarpó
mar aquí, mar allá.
 
En un momento va a saber que ya es la hora de volver
pero trayendo a casa todo aquél fulgor, ¿y para quién?
las almas repudian todo encierro
las cruces dejaron de llover.
 
Sube al taxi nena, los hombres te miran, te quieren tomar
ojo el ramo nena, las flores se caen, tenes que parar.
Vi la sortija muriendo en el carrusel
vi tantos monos, nidos platos de café.
 
Guarda el hilo nena, guarden bien tus manos esta libertad.
Ya no poses nena, todo eso es en vano, como no dormir.
Aunque me fuercen yo nunca voy a decir
que todo el tiempo por pasado fue mejor, mañana es mejor.
 
Aquellas sombras del camino azul, ¿donde están?
yo las comparo con cipreses que vi sólo en sueños
y las muñecas tan sangrantes están de llorar.
Yo te amo tanto que no puedo despertarme sin amar.
 
No, nunca la abandones, no, puentes amarillos,
mira el pájaro, se muere en su jaula.
No, nunca la abandones, no, se muere en su jaula,
mira el pájaro, puentes amarillos.
 
Hoy te amo ya, y ya es mañana.