Browse By

La Orquesta Sinfónica de la UNC y Eclipse, presentaron The Wall

EclipseEn el marco del 7mo Festival de Cine de Godoy Cruz, Mirada Oeste, ayer se presentó la Orquesta Sinfónica de la UNC junto a Eclipse, la emblemática banda mendocina que desde hace años viene rindiendo tributo a Pink Floyd, la legendaria banda liderada por Roger Waters.

El show comenzó pasadas las 21 hs en el Teatro Plaza de Godoy Cruz con toda la Orquesta sobre el escenario dando la introducción de la famosa película que revolucionó el planeta: “The Wall”, que luego le daría paso al primer tema del disco “In the flesh” donde ya participarían todos los músicos hasta el final del show.

Eclipse-44Sin necesidad de describir con exactitud tema por tema, ya que la obra maestra de Pink Floyd es reconocida por el mundo entero, es necesario frenarse para no entrar en prejuicios baratos. Como fanático de la banda inglesa, es muy complicado analizar este tipo de shows, ya que uno tiende inconscientemente a buscar la perfección de lo que viene escuchando toda la vida, pero claro, si fuese tan fácil llegar a ese nivel “matemático” de la música, todos lo hubiesen hecho. Entonces, nos detenemos a pensar el placer que le da a uno que en su provincia se llegue a un nivel tan cercano a lo que logró en los 70´s la banda liderada por Roger Waters.

Eclipse-67El show empezó con el orden original de la película y para luego dejar que las canciones fluyan en el orden que pedía el set list. Es muy emocionante ver tantos músicos sobre el escenario, coordinando tantos detalles, tantos arreglos… uno llega a pensar en algunos momentos que está dentro de la película.

El show había agotado entradas en tiempo récord y la producción tuvo el hermoso detalle de gestionar una pantalla gigante fuera del Teatro Plaza para que los que no habían llegado a comprar las entradas, pudieran disfrutar el show con gran imagen y sonido.

Eclipse-57El punto más alto de “The Wall” fue en “Comfortably Numb”, donde todo el público se puso de pie para aplaudir la exactitud de la bellísima canción. Y empezaba a diluirse la noche, pero los fanáticos querían más y más. La banda les dio el gusto hasta agotar todo y ahora si, nos fuimos felices.

Por Jero Frustaglia