Browse By

LA CONMOVEDORA DUALIDAD DE UNA ARTISTA EN SU MEJOR MOMENTO

CRITICA DE LOS PECES, SEGUNDO DISCO DE MARIANA PARAWAY

La primera canción del disco resume el sentimiento con el que Mariana Paraway se mueve en este mundo: “I´m so glad” repite sin parar en “Bla Bla Bla”, agradeciendo haber conocido a su amor mientras un hermoso arpegio acompaña la melodía. En este, su segundo disco, Mariana logra plasmar toda su nostalgia a través de una pila de sentimientos profundos y sinceros. Conquista al instante en “Costurerita”, en la cual pasa el hilo de su dulzura entre violines y violoncellos que seducen tanto como su voz. Alegra y nos sacude al compás de un simpático clap de palmas en “Bailar”, tema en el que llega con su voz  a notas casi desconocidas. Con una delicadeza que asusta, en “Ta te ti (buenas palabras)” emociona con un piano en suspenso que ilustra las inseguridades de toda persona común: “Ojalá te guste siempre cuando la miel se empieza a derretir”. En “Horses” cabalga hacia el western con un folk guitarrero, mientras su criolla se entrelaza con los soberbios arreglos de Daniel Vinderman. La fina “Chanson” es una pieza cantada en francés, guiada por un violoncello melancólico que sirve de introducción para un inesperado cover de Damas Gratis “No eres para mí”, que Mariana transforma en una gema densa y oscura. Hacia el tramo final del disco, además de una nueva versión llevada al folclore de “Vidala del desamor”, incluido en su primer disco El Tiempo, en otros temas como “Sol”  o “Green room”, la cantante sigue la línea acústica y reflexiva de de dicho trabajo. Para el cierre, “Back”, una balada inquietante y acorazonada en la que afirma que nunca se deberían cerrar las puertas a alguien que te rompió el corazón. Grabado y mezclado en Fader Records, Los Peces fue producido por Carli Beguerie y Daniel Vinderman, dupla que aportó al disco guitarras y programaciones. El arte estuvo a cargo de Gastón Castelli (Dotz), quien juega con el signo piscis (de ahí Los Peces), y refleja la dualidad de Mariana como si estuviera en un lago en el cielo, englobando una obra cálida, conmovedora y tremendamente bien interpretada, que logra transmitir con altura los sentimientos de una cantante en su mejor momento.

Por Juan Pablo López