Browse By

Kameleba festejo a lo grande su aniversario

Kame2Kameleba está de fiesta! Con grandes expectativas, viajamos a la ciudad vecina para contarte cómo los sanluiseños celebraron los 13 años de una banda, que ya es indiscutiblemente legendaria en el reggae nacional. Luego de haber dado un gran show el viernes como locales en Villa Mercedes, se llenaron de energía para seguir festejando a lo grande el sábado por la noche.

Y ahí estábamos nosotros, recién llegados a San Luis con la ansiedad de celebrar el cumpleaños número 13 de la banda. El frío asechaba la noche con el famoso viento “chorrillero”, pero dentro del New Port, el calor de fiesta se hacía presente. Cuando el público comenzaba a inquietarse, se apagaron las luces para darle comienzo a una noche inolvidable en la historia del reggae nacional y por supuesto, para todos los que tuvimos la suerte de vivirla. Aparecieron en escenario con la alegría que los caracteriza, y nosotros sin saber específicamente lo que nos esperaba, rápidamente nos trasladaron a una barca de sueños y amistad. Darío Alturria, vocalista de Kameleba, fue entrando en el interior de cada espectador a través de su mirada y su baile incansable. Un romántico feliz que sabe transmitir hasta el punto y coma de cada una de sus letras.

Kame4

El festejo comenzó con una recorrida discográfica de la banda, regalándonos los primeros hits de su historia y por supuesto, pasando por gran parte de los temas de su último trabajo “Tiempos de tribulación”. Pero sin duda, la emoción brotó y se vió reflejada en algunas lágrimas al escuchar “Entre Caníbales” (Soda Stéreo). Donde cabe resaltar que la extraordinaria versión de Kameleba sumada al sentimiento vocal de Darío, se llevó una explosión de aplausos hasta el ardor de las palmas. Esto recién empezaba y llevábamos una hora de show.

Como todo cumpleaños tiene sus invitados, este no fue la excepción, sobraban caras conocidas del mundo de la música. Al primero que se lo vio en escena fue a Nestor Ramljak, vocalista de Nonpalidece, que primero entró de sorpresa con su micrófono para saludar a la banda y partió. Este gesto fue el inicio de una avalancha de éxitos y emociones que nos tenían preparados para una noche que ya denotaba que no iba a ser como cualquiera. Con los primeros acordes de “Danger Man” (Nonpalidece) interpretados íntegramente por Kameleba, entró nuevamente Nestor pero en ésta oportunidad acompañado por Martín Mortola (tecladista de Nonpalidece) para generar un equilibrio perfecto entre la armonía de un líder como Nestor y la alegría de Darío. Luego de algunos temas con los Nonpa, llegaba el turno del segundo invitado de la noche.

Dos leyendas: Darío y Nestor conectados

Dos leyendas: Darío y Nestor conectados

Es importante destacar que en la “segunda parte” del show, Kameleba funcionaba como un estilo de “backing band” de cada uno de sus invitados interpretando canciones de la banda de la que provenía el mismo. Fue el turno de “Humillación” de Los Cafres, donde en la mitad del tema se escuchó la voz indiscutible de Guillermo Bonetto (líder de Los Cafres) para seguir emocionando a los que ya no sabíamos con qué ojos mirar el show. A Guille se lo notó muy alegre y disfrutando una fiesta entre amigos.

El show se empezaba a esfumar pero todavía quedaban sorpresas. Con el mismo formato que venían manejando toda la noche, arrancaron los primeros acordes de “Loco de atar” de la Zimbawe, permitiendo el ingreso del último invitado, Chelo Delgado (líder de la Zimbawe). Fue un viaje que nos trasladó derecho y sin escala a la adolescencia mientras escuchábamos los últimos temas.

Darío, Nestor y Guille, juntos en armonía.

Darío, Nestor y Guille, juntos en armonía.

Como si fuera poco, los muchachos de Villa Mercedes, nos habían preparado otra sorpresa más. Cuando pensábamos que todo había terminado, subieron todos los invitados para interpretar un clásico del reggae mundial, Satta Masaganna de Los Abbissinians. Qué más se puede pedir de un show que nos deleitó por más de 2 horas y media? La respuesta: Nada.

Una suerte inmensa quienes pudimos presenciar semejante fiesta que quedará registrada en la historia. Pocos ojos han podido ver a los grandes referentes del reggae nacional unidos, de fiesta y con tan, pero tan buena energía entre ellos. Para irse cantando, el cierre propuesto fue inigualable: “Y daleeee… Kameleba” pronunciado por todos y ojalá que por muchos años más.

Por Mariana Civit / PH: Jero Frustaglia