Browse By

JAVIER CASETTI: DEDICARSE AL 100%

Corría el año 1981 y yo esperaba ansioso el 18 de noviembre. Ese mes cumpliría 21 años y podría salir solo del país por primera vez. Durante años, había observado el horizonte y me preguntaba si existía en el mundo algún lugar maravilloso que no conociese. Cuando llegó esa fecha, trabajé como loco tres meses y me compré un pasaje para Europa. Viajando a dedo y conociendo gente, recorrí 14 países en casi dos años y descubrí la música como medio de vida, ya que en mis descansos de lava platos, tocaba quena por placer sentado en cualquier plaza. De repente, comencé a ganar mucho dinero por las propinas de la gente que se detenía a escuchar. Ese inicio me llevó a decidir lo que quería hacer por el resto de mi vida. Luego regresé y aunque terminé la carrera de Ciencias Económicas, que me sirvió para un montón de cosas,  mi corazón había quedado atrapado en aquellas notas de quena que sonaron en por primera vez en Múnich. Ya encaminado, me capacité lo que más pude y le dedique mi vida a la música. Me enfoque al 100 %. (Este es el secreto). Mi tiempo, mis ensayos y mi economía, apuntados directamente a esa meta. El dedicarme con tanta pasión, me dio como resultado muchos logros. Por ejemplo cuando grabé mi primer CD: “El Mendocino”, con ensayos todos los días de 8.30hs a 14hs, mate de por medio manejado por el uruguayo Quique Oesh. Recuerdo que cada vez que convocaba a los músicos, estos protestaban por el horario, pero se terminaron acostumbrando. Dedicación 100%.

O cuando tocábamos a las 2 A.M con Julio Mazziotti antes de mi proyecto solista. Con é hicimos más de 200 conciertos en dos años en Argentina y Chile. Como olvidar la jugada de Julio, quien renunció al banco y a un sueldo seguro de muchos años para hacer las giras. Nuevamente dedicación 100%. Luego en 1999 realicé una gira por USA, invitado al Primer festival Argentino en Miami, y luego me propusieron un contrato con Universal Studios en Orlando Florida, como número central en Latin Quarter, un night club increíble y… nuevamente al 100 %. Fueron muchas las satisfacciones, ganando amigos y experiencia Después regresé a Mendoza, vendí todo, y me trasladé a vivir a Florida. Hoy, luego de 30 años, sigo sosteniendo lo mismo; si aman la música o cualquier profesión, deben darlo todo por ella para lograr el objetivo, si podemos pensarlo podemos hacerlo. Adelante, no se arrepentirán.