Browse By

Freddie Mercury: La vida detrás del mito

El 5 de setiembre de 1946, Bomi y Jer Bulsara tuvieron a su primer hijo: Farrokh. Por aquel entonces, los Bulsara –que se habían mudado a la pequeña Isla de Zanzíbar (en el Sur de África) debido al trabajo de Bomi como diplomático- no imaginaban que 25 años después su primogénito bajo el nombre de Freddie Mercury iba a liderar una de las bandas más importantes en la historia del rock: Queen.
Si bien el mundo en el que nació Freddie era un paraíso -atendido por sirvientes de una próspera familia que estaba al servicio del gobierno británico-, su ámbito era un lugar con muy poca diversión para un niño tan imaginativo como él. De hecho la única manera de saber que pasaba en Occidente era a través de las revistas de moda y de música pop. Así de superficial sería el contacto del niño Bulsara con el planeta, el cual sería dominado más tarde con su particular voz.
A los 5 años, Freddie fue enviado por sus padres al St. Peter School, un estricto internado en la India. Además de ser su segundo hogar por 8 años, el lugar se convirtió  en el ámbito donde comenzó a desparramar su espíritu libre y maravilloso.
A pesar de que desde pequeño demostraba ser un hábil boxeador y un campeón imbatible de ping pong, el talento real de Freddie florecería en las artes visuales y la música: actuaba en todas las obras de teatro y tocaba el piano de manera sobresaliente en su primera banda escolar “The Hectis”. Décadas después, aún resulta increíble cómo de una institución rígida y autoritaria india salió uno de los artistas más originales que conoció el planeta.
Un día luego de una violenta revolución debido a la inestabilidad política que existía en Zanzíbar, Freddie y su familia tuvieron que exiliarse en Inglaterra, más precisamente en Feltham, un complicado suburbio de clase obrera donde el niño mimado debió a empezar a ganarse la vida.
Una vez instalado en la ciudad, decidió anotarse en la escuela de arte Ealing para estudiar diseño gráfico. Se lo tomaba tan en serio que todos creían que ese iba a ser su destino, aunque lentamente la música comenzó a ganar terreno entre sus gustos.
Durante esos años un amigo lo invita a formar parte de su banda llamada Smile, compuesta por Brian May en guitarra y Roger Taylor en batería. Freddie estaba deseoso de integrar un conjunto que usara elementos teatrales y Smile se acercaba bastante a eso. Sin embargo, a los pocos meses quien lo había invitado abandonó al grupo y esto motivo el cambio de nombre. Así Smile pasó a llamarse Queen, banda que dominó el escenario musical durante los próximos 20 años.
Para el primer álbum, Queen I, el carismático joven escribió una canción llamada “Mi Rey de Hadas”, en la cual hay un verso que dice: “Hay madre Mercurio, mira lo que me han hecho”.”La madre de esta canción es mi madre, así que me convertiré en Mercury”, explicó el compositor mientras comenzaba la verdadera historia del Freddie Mercury estrella.