ES REGGAE LO QUE SALE DE SU ALMA

Publicado el 15/07/2013

RESISTENCIA y EL NATTY COMBO encendieron Mendoza

Alegría en Resistencia

Alegría en Resistencia

Es domingo y estamos en el N8 Estudio para vivir una nueva fiesta del reggae nacional. Resistencia y El Natty Combo se presentan en Mendoza una vez más para el deleite de los amantes del género. Primero, los ex Suburbana, salen a la cancha y van al frente desde el arranque. Reggae roots crudo de bases sólidas inspiradas en el rock de guitarras. Red Lyon, el nuevo cantante, le pone más fuerza a la resistencia planteada hace casi 20 años por los creadores originarios de esta banda de culto. “Estamos cada vez mas yanquis”, critican con dureza sacando pecho por la clase combativa. Manejan el escenario climático colgando las canciones y desafiando a la gente con coros atrevidos. “Muerte en Irak”, y los puños en el aire prometen una revolución. “Cuidado a quien votas”, avisan luego de hacer su clásica declaración de principios con el tema “Rastone”.

Sergio Colombo, desde el alma

Sergio Colombo, desde el alma

Con Bob Marley siempre presente en la impronta, interpretan a su manera el clásico “Ion like a lyon in Zion”, y dan el paso a Sergio Colombo y su Natty Combo Style. Con una intro clásica, repasando fragmentos de canciones elegidas, la banda liderada por el saxofonista Sergio Colombo sale a escena con soltura. Él, conduce sobrio y canchero mientras la descose de entrada con un par de solos psicodélicos e imparables. A su lado, el trombón se desparrama como su eterno ladero y el swing de la batería comanda la base acompañada por el latido del bajo roots característico del género. Para el inicio, los vientos como frente de ataque. Después, Colombo toma el rol de líder con las canciones de ese disco tan bello como exitoso llamado En Llamas.

Es... Natty Combo Style

Es… Natty Combo Style

Agradece con mucha emoción y avisa: “No se esmeren en criticar, es música que sale de mi alma”. Pide permiso para tocar una nueva y se mete con elegancia en el fantasioso mundo del dub. El violero demuestra su talento y el trombón sigue haciendo de las suyas. Homenajean a Zeppelin y sin parar un segundo construyen y destruyen sus propias canciones. “No llores por mi”, “Soy lo que siento” (tema para seguir para adelante creyendo en uno mismo), y cierran junto al violero de Resistencia tocando “El Don”. Tanta energía y dedicación sobre el escenario, hace que la gente no se valla. Por eso, las guitarras se encienden devuelta y los músicos de las dos bandas se mezclan en un popurri de ensueño con himnos de Bob Marley como bandera. El N8 está en llamas, y no lo pueden apagar.

Por Juan Pablo López / PH: Jero Frustaglia