Browse By

ERUCA SATIVA Y SU FIESTA EN EL N8

Inquilinos D Mentes

Inquilinos D Mentes

La banda oriunda de Córdoba está en Mendoza por tercera vez para desatar toda su furia ante un N8 Estudio casi colmado. Primero, desde General Alvear, la banda El Desquite de Tomasa empieza a amenizar la espera con un set sólido y preciso de canciones de toda su carrera. Luego Inquilinos D Mentes, mendocinos recién llegados de B.A tras participar del Festival Rockea B.A., de la mano de su rock progresivo hacen que la temperatura del recinto no pare de subir. Estamos listos para el reviente, pero antes los Rompe nos sacuden desde el arranque con “Primitivo”. Fido (voz y teclados) se mueve como gorila entre guitarras de suspenso y mete la energía necesaria que pide la música. El batero la rompe y las violas vuelan sobre “La Nada”.

Rompe

Rompe

El N8 se arrodilla: la gente parece encontrar una banda que funciona. Suenan “Nuevo” y “Fiaca”, y después se ponen pesados mientras Fido canta con destreza en “Nada que perder”. Es un hit confirmado: apenas termina su show, la gente se abalanza para pedir los discos. Y ahora el momento más esperado de la noche. Con la excusa de presentar su 3er trabajo discográfico titulado “Blanco”, Eruca Sativa flota en el estudio. Desde el primer tema confirmamos que están “Fuera o mas allá” de cualquier rótulo musical. Su poderoso sonido vuela entre riffs progresivos y momentos de funk-rock virtuoso y demencial. El público arde. Lula canta como los dioses y toca como poseída por el “Dios” Hendrix.

Eruca Sativa

Eruca Sativa

Nos damos cuenta al instante de lo sobresaliente de su talento al conducir el “Universo Sativa” con grandeza. Brenda, luego de un tropezón inicial que no hace más que soltar su hermosa sonrisa, brinda ese notable colchón de sonido virtuoso haciendo galopar la banda como si de fondo tuviesen una orquesta numerosa. Gabriel, descose los parches y se ocupa con talento de ofrecer la solidez para un power trío que no para de crecer. Con “Desátalo” el pogo crece, y Lula agradece con el rock en las venas. Brenda corea de todo y comanda salvajemente con su bajo el cover de los Beatles “Eleonor Rigby”.  “Antes de que vuelva a caer” provoca el “Hey” del público y no es para menos: tema tras tema, desde las letras hasta la música, Eruca carga de sentido cada momento como si fuese el último. O como en “Paraíso en retro”, cuando desatan un pogo para el recuerdo mientras Lula confiesa: “Entendernos no es casual”. En “Hoy” Gabriel rapea y Brenda se prende fuego. Al instante suben las dos a la tarima del batero y se retan en un duelo de talento y sensualidad como seres metamórficos e inquietos. No hay sol pero hay luz en el N8. La gente sigue encendida y ellas recomiendan estar en “Blanco” de nuevo para volver a empezar. En “Para que sigamos siendo”, transmiten emociones desde la honestidad y gritan a los cuatro vientos: “y tu voz fue más fuerte que el dolor”. Lula continúa en llamas y rapea como un Dj raspando sus bandejas.

Brenda, belleza al bajo

Brenda, belleza al bajo

El solo del batero nos desequilibra y cuando Brenda se une transforma todo en una rave de sonidos psicodélicos y desorbitantes. “Soy carne que quiere carne” y las entrañas nos engañan por completo. Suena la poderosa “Magoo”, provocando el pogo mas grande de la noche. Y cierran con el medley “Que es lo que pasa – Desdobla”. Es el final. Fuimos aplanados por un virtuosísimo trío de rock progresivo que planea conquistar el mundo sin pensarlo demasiado. Basta de esconderse en el silencio, Eruca Sativa explota.

Eruca Sativa, poseídos

Eruca Sativa, poseídos

Por Juan Pablo López / Ph: Jero Frustaglia