Browse By

LAVANDA FULTON

 

Lavanda Fulton es una de las bandas de música más originales de Mendoza. Allá por el 2010 lanzaron su primer disco de estudio llamado Moretón y, como corresponde, salieron a tocar y presentarlo en vivo. Con el correr del tiempo fueron saliendo nuevas canciones, hasta que sintieron que era hora de volver a grabar. Todos los integrantes tocan más de dos o tres instrumentos, ellos son: Milton Monsalvo, Gonza Nehuén Martinez y Leandro Pezzutti. Marcelo Ojeda se fue de la banda luego de la grabación del nuevo trabajo discográfico. En una charla con Mr Music, Gonza, el vocero de la banda, nos cuenta desde el jardín de su casa, entre paredes blancas pintadas al mejor estilo mamarracho con aerosol, en compañía de su gata y un mate,  cómo lograron Álbum Desconocido.

 

Álbum Desconocido…

Cuando pones un disco en un reproductor  y el disco no tiene nombre, el reproductor lo reconoce como álbum desconocido. De ahí viene el nombre del disco.

 

¿Cómo fue el proceso de grabación del disco?

Empezamos muy controladores, todo muy minucioso. Bien freak. Escuchábamos cada uno de los sonidos, le prestábamos atención obsesiva a cada una de las notas. Después, a medida que pasó el tiempo, nos fuimos relajando.

 

Si bien el disco lo subieron a Internet para que la gente lo descargue gratuitamente ¿Piensan editarlo físicamente en algún momento?

Sí, lo vamos a editar físicamente, pero dijimos… para que esperar a que salga el disco y empezar a venderlo, si en realidad el circuito y la movida no son así, ya está, las cosas cambiaron. Nos gusta Radiohead y los imitamos en las cosas buenas como regalar el disco. La gente que quiere un disco tuyo se lo va a bajar y realmente si se siente identificado y flashea te lo va a comprar.

 

¿Hubo tensiones a la hora de grabar?

Sí, hubo tensiones en algún punto. Pasó que el primer disco tuvo buena repercusión y te genera una cosa tácita de que querés hacer lo mismo con el segundo. Entonces te volvés un poco obsesivo. Laburamos mucho y los volvimos locos a Leandro Lacerna y a Luis María Cabeza, productores del disco. Lacerna se encargó de la mezcla y masterización y Luis trabajó en la grabación. Laburamos por Internet, por drop box, el nos mandaba los temas mezclados y nosotros le devolvíamos un mail con el que le explicábamos cada una de las cosas. Entones al no hablar cara a cara se pierden un montón de cosas que vos querés transmitir. Fue un proceso largo pero salió y pudimos sacar los fantasmas.

¿Cómo definirías el estado de ánimo de Álbum Desconocido?

Son canciones un tanto melancólicas. Nos gustan bandas como Pink Floyd, Radiohead, Arcade Fire, Nick Drake, no nos podría salir algo tan feliz.

 

¿Qué diferencias hay con el primer disco?

En el primer disco había como un concepto y ese concepto estaba a rajatabla. Álbum Desconocido son canciones con una idea. Nos salimos de las computadoras que nos re agobiaban, entonces preferimos agarrar un tecladito de juguete, un Casio, que tenía un sonidito, una secuencia de batería y preferimos apretar un botón y que suene el sonido del Casio. Hay un saxofonista de jazz que grabó un disco con un saxo de juguete, de plástico. Y el chabón cuando termina el disco nunca lo dijo, y grabó manso disco, y después en las notas decía lo grabé con un saxo de juguete para que se den cuenta de que no hace falta nada, hace falta arte nada más.

 

¿Qué otro instrumento de juguete usaron?

Usamos un arpa muy pequeña que parece un adorno. También usamos un xilofón de juguete.

 

¿Dónde grabaron el disco?

Ahí, en esa pieza, que es donde ensayamos. Se vino el Lacerna en febrero con el Luis y vivimos todos acá en mi casa durante diez días. Metimos las batas, las violas, los bajos, conseguimos un par de micrófonos y a grabar. Eso es lo que queríamos lograr, que la bata sonara a sala de ensayo y no una batería grabada en el mejor estudio. En el primer disco sonaban como adentro de una burbuja cada uno de los instrumentos, todo seco, perfecto. El piano lo grabamos en la casa de la abuela del Leandro y la toma que dejamos para el piano original de la canción, que se llama Nubosidad Variable, que es un tema con piano y voz y nada más, fue una en la que sonaba el teléfono, y nada, suena el teléfono en el disco, podríamos haber dejado la toma en la que no sonaba el teléfono pero nos pintó que sonara, suena un teléfono dos veces y se corta y eso la hace más tétrica a la canción (risas) la muerte que estaba llamando y cortó (risas).

Próximo toque: segunda fecha del Ciclosismo. Jueves 15 de noviembre junto con Los Reyes del Falsete en el Espacio Culural Julio Le Parc.

Por Martin Reynals

Fotos: Azul Vittori