Browse By

Entrevista a Leandro Isaguirre – “No me gusta ser explícito con lo que digo”


Cartomancia (editado por el sello discográfico Yolanda Discos), es el nuevo disco de Hijo Único, proyecto musical del artista mendocino Leandro Isaguirre. Instalado en Buenos Aires desde hace casi un año, donde imparte clases de música y estudia la carrera de grabación y postproducción de audio, la cual le dio muchos tips para la grabación de Cartomancia, dice que “el álbum es un ciclo que se asemeja a una tirada de tarot, empieza desde un punto, va hacia otro punto y todo vuelve a empezar. Es una espiral cuya idea principal es demostrar todo el camino recorrido, lo emocional y todo lo aprehendido. En el tarot se forma un círculo con las cartas, es un loop eterno de aprender y desaprender y volver a aprender. Cada canción está representada con una carta del tarot”.
Cuando llegó a la jungla porteña se encontró en un estado crítico, estancado musicalmente y con su T.O.C. Una de las canciones de Cartomancia lleva el nombre del trastorno neurológico y según Leandro “está plasmado como una manera de sublimar”.
En cuanto a la grabación del disco cree que “en algún momento traté de hacerlo lo más lúdico posible. Por eso ocupé baterías electrónicas, una máquina de ritmos vieja (Roland TR 66) que parece de juguete. Y eso le daba algo lúdico e infantil que estaba buscando”. Utilizó varios sintetizadores, algunos monofónicos, para darle a la canción climas y partes instrumentales con el objetivo de salir de lo lineal y generar saltos en la canción, y, “para salir de la guitarra básica, las destruí sacándole los rasguidos y arreglándola con más teclados”. Cartomancia fue grabado en su casa por completo. “No tuve la necesidad de ir a un estudio. Sólo en la sala de ensayo grabé las voces. El EP es 100 por ciento independiente”.
Actualmente, Leandro, está ensayando para salir a presentar el disco con otros músicos: Nacho Bru (Tito y Nacho) en guitarra rítmica, Francisco Cirillo en el bajo, Rodrigo Villanueva (El Enemigo) en el piano y sintetizadores, quien junto con Leandro, realizó la producción artística de Cartomancia y Mona Guerrero en teclas y coros, quien plasmó el arte de tapa del EP.
Por otro lado está por sacar a la luz el Napero 3. Los naperos son discos instrumentales que están destinados a que la persona los escuche a la hora de la siesta, (nap, en inglés, significa siesta). “Voy grabando pedacitos, haciendo secciones de música ambient y después trato de unirlas de alguna manera. Es como un rompecabezas musical.”
También está tocando el bajo en la banda El Enemigo, proyecto musical de Rodrigo Villanueva, músico y asiduo tarotista quien introdujo a Leandro Isaguirre en el mundo azaroso de las cartas y el destino. Hace poco, Leandro, le produjo el single The Police a la banda mendocina Gauchos del Río y el EP que dicha banda lanzará pronto al orbe del rock´n roll; y, ha forjado un proyecto musical paralelo junto a Cristian Gualpa con quien participó de la banda Le Confession Club que lideraba Gur Martino. Leandro asegura que Cristian Gualpa es un gran productor de trap. “También va a haber canciones de cumbia y reggaetón, básicamente canciones bailables, que no daban con el perfil y el concepto de Cartomancia”. El proyecto se va a llamar El Bereber “tuve la oportunidad de estar en Marruecos y una persona me confundió con un bereber. Los bereberes son gente rebelde, que están contra el sistema”. Además, ya planea grabar el próximo disco de Hijo Único: “Me gustaría grabarlo con una consola analógica, para no tener que estar con la compu y el mouse largas horas”.
¿Creés que la música es más poderosa que el resto de las artes?
Creo que las artes están interconectadas, imagen y sonido, etc. Ninguna es mejor que otra, juntas son lo mejor. El cine es muy poderoso por eso, porque reúne a todas, hasta en la pintura se puede encontrar la música. Ver las ondas en los colores, los movimientos en las imágenes. Las artes son una e incluyen a todas juntas. Me pasa con la comida, en el sabor hay texturas y a partir de esas texturas se crean imágenes en la cabeza. No te podría elegir un arte preferido, sí el conjunto de todo.
¿Creés que un libro te puede cambiar la vida?
Definitivamente sí. Lo más importante es la enseñanza que te deja cuando lo terminás y más cuando te atrapa releer libros. Cuando releo encuentro otras cosas dentro de todo lo que ya había aprendido. Si leo algo y se me dibuja en la mente es porque lo estoy disfrutando, te cambia muchísimo. La poesía me ha influenciado mucho y sobre todo cuando se generan imágenes. Hace poco leí un libro Krishna que se llama “La fuente del placer”, si bien no soy religioso, me enseñó a conectarme con la naturaleza y a vivir un poco de otra manera. Artaud me genera imágenes increíbles y oscuras y me inspiró a conocer ese lado oculto de la mente. Creo que los libros no afectan a todos de la misma manera. Pero no creo que haga falta leer para hacer música. No me gusta ser explícito con lo que digo, esta bueno no ser tan explícito para darle libertad a que uno interprete por su lado como quiera, darle rienda suelta a la imaginación. Como la poesía.
Por: Martín Reynals