Browse By

Entrevista a Le Confession Club

 

Le Confession Club emergió de la tierras mendocinas como por la grieta creada por un terremoto, hace varios años atrás. Por la banda pasaron varios músicos (baterístas, guitarristas, etc.). Guri Martino líder y voz de la banda, sereno songwriter, sin duda, por aquellos días tenía sus noches pobladas de gritos, y esos gritos que lo alcanzaban, y llegaban hasta él, no eran suyos. Sin duda, sentía en cada instante de su errar solitario, que había algo que perseguir aunque todo cambiara en el camino. Heredero de una gran filosofía, su canto fundamental proviene del espíritu, pero es también una sabiduría del corazón.

Con el correr del tiempo conoció a Cristian Gualpa, fantástico creador de música electrónica, penetrador de un universo donde la progresión de ideas podría ser calculada hasta el infinito. Y a partir de ese momento cambió todo. Se juntaron a tomar una cerveza. Tenían una computadora, una placa de sonido y un micrófono, y no les hacía falta más nada. Se pusieron a componer juntos y Le Confesión Club comenzó una nueva etapa.

 

Tocabas en formato de banda de rock y decidiste cambiarlo ¿Cómo sucedió eso?

 

G M: Fue muy natural. En ese momento estaba solo, había dejado de tocar con bandas, y con Cristian habíamos hecho cosas y nos juntamos a charlar un día y me invitó, tenía unas pistas grabadas, un micrófono y empezamos a meter voces deliberadamente. Ahí surgió la onda. Nos dimos cuanta de que era lo que queríamos hacer. También por una cuestión de comodidad, feeling y feedback. Nos miramos y dijimos: “lo podemos hacer, divertirnos y hacer lo que nos gusta”. Yo tampoco quería tocar con banda, me parecía un formato viejo. Me parece un formato viejo acá en donde estoy, no en general. Esta buena la idea de mezclarte con una persona que hace otras cosas y unirte.

 

CG: Aparte también es más sencillo a la hora de tocar en vivo, también para el que te contrata. Es más simple: dos personas.

 

GM: Es consecuente con donde estamos, a como viene la mano, a como es la movida, la noche, la música. Tener una banda de rock gigante en Mendoza es medio como… te la tenés que bancar y bancartelas todas. Capaz que así nosotros somos más felices porque ensayamos y grabamos a la vez. Mi invento lo grabo en el momento y sale la canción en el momento. Tiene mucha frescura.

¿Se podría decir que pasaste de tener una banda de rock a una de pop?

 

GM: Para mí es rock´n roll igual, visto desde otra punta.

 

CG: Si bien usamos una computadora y yo hago música electrónica no va a sonar nunca como suena el rock, pero si nos ves en vivo igual hay rock.

 

GM: Pop es una palabra que…Yo me siento mucho más cerca del rock por mi actitud y mi filosofía. Igual es hacer algo y hacerlo y no sé qué es. Hacer lo que te gusta.

 

CG: Sí también es eso. No nos encasillamos en estilos.

 

GM: Si sale un pop, sale un pop, si sale un bolero, sale un bolero.

¿Cómo ven la movida del rock en Mendoza?

 

CG: Veo que va cambiando con la manera de pensar de la gente que está empezando a hacer algo acá. Veo que la gente está más actualizada y se nota la globalización. Cada vez más gente tiene Internet y hace cinco años no era igual. Lo que hacemos nosotros hace cinco años atrás por ahí la gente no lo entendía mucho. Ahora te dicen si les gusta  o no les gusta. La gente cada vez escucha más música y la baja de Internet. Creo que ha mejorado por ese lado. Y creo que ya no es una escena de rock sino una escena alternativa. Hay de todo.

 

GM: El rock siempre estuvo en Mendoza y como está todo muy sobreexpuesto no se alcanza a apreciar. Pero siempre falta algo.

 

CG: Lo que no tenemos en Mendoza es dueños de sellos o dueños de estudio que a las personas que están haciendo su arte y sus cosas le den un espacio, que hagan que las personas que están empezando a hacer música se copen más para que se genere un movimiento. Acá las personas que hacen música tienen que ser dueños de su propia cuestión. Tienen que tener o un sello, o tienen que saber subir su música a Internet o saber editarla. Tienen que saber casi todo. Si hubiese una persona que te dijera vení a mi estudio, yo te grabo, yo te produzco, hasta se le puede pagar si es por cuestiones de guita, pero ni siquiera. La gente que tiene esas cosas está encasillada en música vieja o será que son viejos, no sé. Entonces los que estamos acá tenemos que pensar como hacer todo o saber ser independientes porque si no no se mueve. Hacés música, hacés música y no es como en otro lugar que por ahí te editan y te promueven.

 

GM: En realidad, hay que hacer la de uno. La pregunta también es como que… te lleva a un lugar en el que no sabés…yo no tengo ninguna posición con respecto a eso porque no lo pienso mucho. Pienso en lo que hago yo y cuál es mi camino, cuál es la dificultad, qué tengo que superar y qué no. Pienso en lo que hago yo con Cristian, no pienso si la cosa está mala o no, yo ya me di cuenta hace rato que está mala la cosa. Pero no es como algo que me detenga. Capaz que para mí no es lo más fuerte pensar si puedo cambiar la historia acá, porque capaz que la historia nunca cambie acá. Capaz que tengo que aprovechar lo mejor y sacar lo mejor que me da esta provincia, estrujarlo y sacarlo e irme con lo mejor a otro lado y seguir estrujando energías. Llegás hasta un punto y no hay que quejarse porque es natural del lugar donde estás. Entonces, cuando llegas hasta ese punto hacés el bolsito y te vas a otro lado con otra energía y eso está bueno.

¿Tienen pensado salir de gira?

 

GM: Tengo muchas ganas de irme de gira.

 

CG: Siempre es la idea.

 

GM: En Buenos Aires tenemos muchos amigos y siempre nos largan la onda y nos preguntan cuándo vamos a ir.

 

CG: El problema es que también nosotros nos tenemos que costear los pasajes.

 

GM: Y también tenemos que vivir.

CG: Y acá no te pagan bien cuando tocás, vas a un bar que gana un montón de guita y a los músicos no les quieren pagar. Hace poco nos invitaron a tocar a la Nave Cultural y nos ofrecían todo: sonido, luces, platillo y bombo pero menos… y nos dijeron que su presupuesto no era muy amplio. Quizá uno lo hace como algo simbólico, entonces el músico queda siempre atrás. Le pagan al sonidista, al de las luces, a todos y no le pagan al que hace el show.

 

GM: No le pagan al que se pone las calzas, las botas y transpira dos horitas cantándole con el corazón a las personas. Igual el juego es así, hay que jugarselá. Lo hacemos porque nos gusta, no nos quejamos de la sociedad, la cosa es así, seguimos haciendo canciones con nuestro estilo, trabajando a nuestra manera y nos ponemos contentos cuando salen canciones nuevas.

 

CG: La música nunca se va a terminar.

 

GM: Para mí eso es genial. Después, lo que pase, es la consecuencia de todo. Pero yo siento que nos va a ir bien. Si no lo siento yo, no se lo puedo contagiar a nadie.

Contame alguna anécdota de la banda.

 

CG: Participamos de un concurso o algo así, tenías que postear tu tema en el muro de un evento de moda, en facebook.

 

GM: Era para el Fashion Freak.

 

CG: Muchas bandas postearon su soundcloud y nos eligieron a nosotros. Nos mandaron un mail ofreciéndonos tocar en el escenario principal del evento porque les había gustado nuestra música. Después nos dicen, vénganse mañana a Capital a no se cuanto, que esto que lo otro… pero somos de Mendoza nosotros…ahhhhhh!!! Son de Mendoooooza!!! Bueno, vemos como hacemos. Ya nos comunicamos. Después se comunicaron y nos dijeron que no había guita para nada, que la idea era invitarnos a tocar delante de un montón de personas.

 

Y ahí se dijeron porqué no vivimos en Buenos Aires…

 

GM: No, y ahí dijimos cómo no tenemos mil pesos cada uno y nos vamos ya.

 

CG: Y el tipo nos ofreció un contacto con gente de acá de  Cultura y los de Cultura no sé, se desaparecieron.

 

GM: No se si hay Cultura en Mendoza. No hay que quejarse, te la bancás o no te la bancás. Si te vivís quejando de las personas,  de la ciudad o del gobierno, del manager, ¿Qué hacés? Te vivís quejando nada más; así no se puede. Esas cosas ya sabés que están.  Hubiera estado lindo ir. Ya vamos a ir. Hemos tocado acá nada más, estamos re mil guardados. Pero bueno, cada uno espera su momento.

 

Nota por Martín Reynals

Para escuchar su música ir a:

soundcloud.com/confessionclub

leconfessionclub.blogspot.com.ar