Browse By

DIVIDIDOS en ARENA MAIPU: Una aplanadora alta en el cielo



Minutos pasadas las 10 de la noche del sábado 6 de octubre, Mollo, Arnedo y Ciavarella, subieron al escenario para probar por primera vez como sonaban las paredes del gigantesco Arena Maipú. Casi dos horas y cuarto después, esas paredes ya se habían derrumbado por completo.
Es cierto que muchas bandas pasaron por este nuevo y exquisito Stadium maipucino, pero ninguna hizo temblar sus tablas como Divididos. Con un sonido imponente y una apuesta lumínica impecable, estos “paisanos de Hurlingham” dieron nuevamente una clase maestra de rock como power trio. Es decir, tres instrumentos que parecían miles, mas una mezcla de energía, talento y entrega, basada en la fuerza y la capacidad del “niño” Catriel Ciavarella en los parches (vale decir que no se levantó un segundo durante todo el show), en la velocidad experimental en el pulso de bajo del “Pájaro” Arnedo, y en un Mollo demoledor, quien se lució como siempre con su conocido kit de trucos en la guitarra, incluido dientes y zapatillas.

Todo este circo de magia rockera, funcionó a la perfección y se hizo carne en los 4 mil asistentes mientras recibíamos algunos himnos (Ala Delta, Capo Capón, Azulejo, Sisiters, El 38, Rasputín), extasiábamos con sus últimas producciones (Mantecoso, Hombre en U, Perro funk, Amapola del 66), mientras escuchábamos sus habituales perlitas (Spaguetti del rock, Par mil, Paraguay), y nos emocionábamos con esas estupendas interpretaciones de clásicos del rock como Vodoo Child, Despiértate nena, Sucio y Desprolijo.
En definitiva, la experiencia de ver Divididos continúa siendo imperdible. Su visita volvió a enriquecer nuestras almas de budín, y luego de un final a todo trapo, mientras Mollo repartía puas como Arnedo y Catriel notas al viento, nos retirábamos del océano salvaje con una sonrisa infinita. La planadora pasó por Mendoza y gracias a Dios, sigue intacta. Como si estuviera alta en el cielo.

Por Juan Pablo López / Fotos: Jerónimo Frustaglia