Browse By

Crónica de una Navidad salvaje y metalera

Por Federico Laspada.

La despedida del año no pudo ser mejor. Se reunieron 6 de los mejores exponentes del metal local y ante una gran convocatoria nos brindaron una noche para dejarnos con el cuello dolorido. La apertura estuvo a cargo de Los Deloreans, que además de mostrar su carga de riffs gordos y saturados, nos hicieron ver que es posible sonar en Mendoza como si estuviéramos en el mismísimo desierto californiano. Mucha actitud, mucha comunicación con la gente.

Después fue el turno de Kreuzfeuer, en donde solo faltó el espectáculo de fuegos en el escenario, ya que realmente hacen sentir a Rammstein mucho más cerca. Me sorprendí al ver tantos fanáticos de los alemanes. Muy interesante la propuesta de Kreuzfeuer.

Cuando ya el público estaba realmente encendido, le tocó subir a Umea. Thrash con toques modernos y pasajes melódicos al mejor estilo sueco, de gran nivel, yo diría de exportación. Tremenda la calidad técnica de los músicos, en medio de mucho blastbeats y contratiempos y muy buenas las combinaciones de voces melódicas y rabiosas. La gente ya a esta altura era partícipe principal de la fiesta.

Luego pasó por el escenario Saiko, que comenzó mostrando todo el groove que tenían sus temas más antiguos y fueron mostrando que su material nuevo, si bien tiene cortes y ritmo, es mas aplastante. Buenísimo lo que se viene para Saiko. Después vino la propuesta más actual en cuanto a lo musical, Pánico es el Mensaje, post-hardcore de gran calidad y pasajes caóticos combinados con gritos de liberación. Esa es la fórmula. Y el cierre le quedó a Cinical, que como saben hace algunas semanas lanzaron su último disco Agonía Y Vida, con la producción de Andrés Gimenez (D-Mente). No está demás destacar la pasión y la energía que regalan cada vez que suben a un escenario, y queda de manifiesto la trayectoria que tienen encima.

En conclusión, fue una tarde noche espectacular, con 6 propuestas variadas, pero de muchísima calidad. Otra de las cosas que hay que destacar es el sonido que fue muy bueno. Esperemos que sigan haciéndose este tipo de fiestas, y que la gente acompañe como lo hizo anoche.