Browse By

COLEMAN EN MENDOZA: OSCURO E INCANDESCENTE

Richar Coleman - Veraneo Le Parc-12

Considerado el 17° Mejor Guitarrista Argentino de todos los tiempos según Rolling Stone Argentina, Richard Coleman (ex Soda Stereo, ex Cerati, ex Fricción, ex Metrópoli, ex Los 7 Delfines), regresó a nuestra ciudad para sacudir la modorra de un martes a la noche.

En el marco del Veraneo propuesto por el Ministerio de Cultura, los locales Trasvorder fueron los encargados de comenzar a calentar el ambiente. Con una formación más rockera y sólida, la banda se encargó de hipnotizar a los presentes a través de un cancionero fresco y agradable, repasando nuevas y antiguas canciones como “Mientras” y “Hormigas de Neón”.

Después fue el turno del sobreviviente Coleman, quien había convocado alrededor de 400 personas en el hall del Le Parc. De camisa, sobrio y de buen humor, Richard y compañía (entre ellos Gonzalo Córdova, ex Cerati), interpretaron con calidad y presencia lo mejor de su oscuro y desprejuiciado set list.

La solidez y la energía se potencian cuando a tres guitarras dibujan con soltura una pared de sonido poderosa, demostrada en canciones como “Incandescente” (de su último trabajo homónimo), “Normal”, (de su primer disco solista Syberia Country Club), o la recordada “Uno entre mil”, compuesta junto a Gustao Cerati en su disco Ahí Vamos.

Simpático con la gente, recuerda que terminó la década de los 80 en Mendoza, y con el correr de las canciones deja de hablar para ponerse más oscuro. Suena “Dos Clavos”, de Fricción, y la caravana de hits (dicho irónicamente por el artista), sigue con una que sabemos todos “Héroes”, más un cover de Depeche Mode, “Personal Jesus”.

 

Ajustados como máquinas, el final del show los encuentra rockeando con destreza al interpretar “Naturaleza muerta” (Cerati, Coleman) y “Turbio elixir”, demostrando una vez más la calidad de una banda de primer nivel.

Para el bis queda “Jamás”, consiguiendo la ovación de un público que se mantuvo prendido durante todo el show, y que explotó tras el juego salvaje de guitarras. Es rock clásico y guitarrero, mezclado con pop de estribillos heróicos, que confirma un momento único de este artista ocuro, sincero y visceral.

Por Juan Pablo López

Ph: Pablo Donna