Browse By

Chancho Va se la jugó a lo grande

Textos por Martín Reynals – Fotos de Azul Vittori

La bestia porcina y una puesta en escena de nivel internacional

El martes 19 de Junio en víspera de feriado, en el auditorio Angel Bustelo Chancho Va  presentó su nuevo trabajo discográfico llamado Aun.

El auditorio no estaba lleno pero si estaban los fieles seguidores de la banda. La puesta en escena fue increíble: un gran juego de luces, buen sonido y lo más sorprendente de todo: tres pantallas gigantes a modo de tríptico que detrás de los músicos proyectaban hermosas imágenes y videos de algunas de sus canciones, tan perfectamente sincronizados, que mientras Vilariño cantaba en vivo, su boca en el video modulaba al mismo tiempo. Uno de los videos fue dirigido por Gaspár Gomez.

Viscerales y perfeccionistas como siempre, los Chancho demolieron el Bustelo

Dos bandas talonearon a los Chancho. La primera en salir al escenario fue Los Deloreans, vestidos con jeans, remeras y camisas desprendidas demostraron ser unos maestros del stoner. Luego llegó el turno de Los Russia, una banda con gran capacidad para crear estribillos pegadizos como el del tema  Nada Tengo (uno de los que tocaron) dentro de un rock muy fuerte y pesado, una tarea nada fácil de lograr.

Un Canario en el Bustelo

Fueron muchas horas de rock. Chancho Va tocó muchísimas canciones. Y todas las tocaron con la pujante fuerza que los caracteriza. Entre ellas repasaron temas viejos, que el público que los sigue desde hace muchos años cantó con mucha energía. Y los temas nuevos fueron aprobados con un fuerte aplauso. Rojo Sol fue uno de ellos, Me quemó tu rojo sol / Deja que empiece el fuego dice la letra.

Herido otro de los temas nuevos que tocaron arranca como si fuera una balada hasta que se queda la primera guitarra sola ejecutada magistralmente por el Yoyo Sevilla. El solo de guitarra parece que va a ser eterno. Sevilla toca como los dioses y juega con su guitarra con absoluto dominio y va estirando la melodía  y de repente entran el resto de los músicos y la canción explota inesperadamente y todo se va al carajo (en el buen sentido de la palabra).

También hubo artistas invitados, entre ellos, la cantante Sandra Amaya quien cantó Zamba Negra, un tema  que fusiona con gran inteligencia el folklore con el particular estilo de la banda. Otro de los invitados fue Gabriel Quintero, quien introdujo uno de los temas con un solo de gaita. En el teclado los acompañó Pablo Cafici y en el bajo Nacho Muñoz.

“¡Canario vengo de Rivadavia a hacer pogo y no pasa nada!” gritó un fan, a lo que Vilariño respondió: “hacelo vos loco”. La verdad es que el público mendocino en general es muy tranquilo pero la potencia que genera Chancho Va da para armar terrible pogo.

Fue un show excelente, con una puesta en escena de alto calibre y un público que respondió con alegría y demostró que la pasó muy bien toda la noche. “Les agradecemos que hayan venido estoy emocionado no puedo hablar nada soy un pelotudo” dijo Vilariño.

Yoyo Sevilla, alma y motor de Chancho

“Todo gran arte es un acto de grandiosa correspondencia, todo gran arte es un objeto de unión, de convocación, de ferviente llamado” decía el gran escritor argentino Eduardo Mallea. Y eso se sintió.

Chancho Va se la jugó por un show a lo grande y le salió muy bien. Los hombres que piensan en grande triunfan o fracasan en grande pero se la juegan por lo que realmente quieren hacer.

 

 

 

 

Galería de fotos por Azul Vittori