Browse By

Caldén: un luchador por naturaleza y su Cancion Xerofila

1167891_721277127898981_1410764586_nCaldén, hace pocos días, terminó su primer EP al que lo catalogó como “Canción Xerófila”. Luego de la separación de Santo Tabú, banda con la que grabó dos discos, Iván Procheret tocó en teatros y en muchas provincias de Argentina y Chile, para luego seguir su carrera musical como solista bajo el nombre de Caldén. El proyecto que habían encarado como 3 adolescentes y se había convertido en mucho más que una “juntada para divertirse”, logró una maduración tan hermosa como determinante. Decidieron cerrar su etapa como trío para continuarla como lo que siempre fueron, amigos.

Pero antes de hablar sobre su primer EP, vamos a conocerlo un poco más y así, disfrutar sus canciones desde un punto de vista más cercano al artista.

Nos cuenta un poco su historia desde sus primeros contactos con la música, esas emociones que toda persona que vive la música con el alma, sintió alguna vez en carne propia. Cuenta que su infancia se dividió en 4 elementos que abrieron sus ojos: una Fender Stratocaster que tocaba su padre, un teclado Casio, una guitarra criolla y un bombo legüero. Caldén, como todo niño quizás, empezó con la percusión. ¿Quién no tocó la batería de chico, con cualquier elemento parecido a unas baquetas, golpeando lo que pasaba cerca? Creo que todos lo hicimos alguna vez y su caso no fue diferente al nuestro. Pero empezó a viajar en los senderos de la música tocando con su padre en reuniones sociales, disfrutando el hecho de seguir los caminos que aceleraban sus latidos, y eran los de la música. Lo empezaba a sentir dentro y no lo quería dejar pasar de ninguna manera. Si bien tocaba el bombo y folklore con su padre, su interés por la guitarra estaba latente. Tuvo algo que pocos pueden tener, un padre como profesor de la vida y además, de guitarra.

Jamás dejó de lado la música y cuando se le presentaba la oportunidad, tocaba en actos del colegio y donde necesitaran algún músico. Sin saberlo, me arriesgo a decir que quizás tocó hasta canciones de misa por el sólo hecho de seguir sintiendo su corazón latir con las melodías.

Pero su vida dio un giro. Llegó, a modo de préstamo, el “Ultimo Concierto”de Soda Stéreo a sus manos y fue un detonante para que recorriera toda la discografía de la banda, incluyendo la de Gustavo Cerati. De rebote, leyendo el librito interior de los discos de Soda, aparece un tal Luis Alberto Spinetta en los créditos y también se encarga de recorrer toda canción creada por el flaco. Según relata, sus dos influencias más marcadas en sus composiciones.

972725_721280144565346_112275202_nLlega “Reina”, su primer single en su nueva etapa solista. Las terminales nerviosas de Caldén le demostraban que éste era el camino correcto y decide grabar “Canción Xerófila”, un EP que cuenta con 4 canciones que son una perfecta descripción de su gusto musical. Desde su título hasta el último acorde del disco, muestran la lírica de un luchador por la naturaleza y la igualdad humana. En lo musical, logra un estilo muy particular: es como meter a Cerati, Spinetta, el folklore de su infancia y al mismísimo Caldén dentro de una licuadora. El resultado son composiciones de dinámica rockera con pinceladas pop, guitarras rítmicas marcadas que nacen desde su Paul Reed Smith Naranja eléctrica y una prolijidad característica de sus dos grandes influencias. Agarró lo mejor que rescató de su infancia hasta hoy, para crear climas con su voz que hacen viajar por las historias de sus letras.

Su primer viaje en solitario lo encuentra con una ecuación perfecta para seguir  descubriendo su faceta como artista. La Pampa le muestra la naturaleza desde más cerca, se enamora de los animales y aprende mucho de un libro de Guillermo Enrique Hudson. Sus letras hablan sobre el gusto por lo delicado, lo frágil, lo sensible, aquello que fácilmente podría no estar, pero en todas las oportunidades, muestra que la sensibilidad es lo que desequilibra el universo, y eso lo que siente más relevante para describirnos en cada uno de sus textos.

Si bien “Reina”fue la disparadora de todo lo que se venía, se reunió con varios profesionales para lograr un resultado óptimo en su trabajo. Nacía “Canción Xerófila”y nos iba a deleitar con 4 temas: Lumen, una canción que propone un viaje directo al desierto con una perfección vocal que asombra; luego sigue Souvenir, una magnífica postal para los oídos, que comienza atrapando con sonidos electrónicos que acompañan la voz en primer plano, para luego terminar más enérgica y rockera; llega el momento de Vergel, una propuesta más potente con algo de distorsión y tintes funk para bailar dentro de un marco dramático de oscuridad; como “bonus track”viene Reina, la canción culpable de todo lo anterior, y la mejor explicación de los gustos que absorbió Caldén desde niño. Guitarras arpegiadas que se juntan con una batería electrónica creando la escenografía de guitarras rítmicas y melodías de voz tan impecables como emotivas.

“Canción Xerófila”ha nacido y el camino de otro talento mendocino parece estar tomando la dirección correcta. Expresa el respeto y la admiración por la vida tanto como las diversas formas de pensamiento cultural. Es el puntapié inicial de la carrera de un gran músico mendocino que, a base de trabajo y esfuerzo, promete dejarnos mucho más que sus canciones.

Por Jerónimo Frustaglia

PH: Jero Frustaglia

PH: Jero Frustaglia

 

FICHA TÉCNICA:

Pre producción: Yellow mini submarine / Mezcla y Mastering: Hoxton Road Studio / Asistencia técnica en Estudio Umbral: Leandro Agostino / Producción artística: David De Mata en Hoxton Road Studio / Co producción artística: Caldén / Producción ejecutiva: Caldén / Fotografías: Yami Coniglione y Solana Diaz / Arte de Tapa: Valeria Lauretti

PRESENTACION OFICIAL: Sábado 12 de Octubre / Sala Circular  de Centro Cultural Le Parc

Para descargar, escuchar o buscar más información del artista: