Browse By

Brillo electroacustico en Verano Zero

Bigote a puro ritmo

Bigote a puro ritmo

A excepción de los sanjuaninos Ex Dealer,  quienes abrieron la noche con un poderoso sonido de guitarra mezclado con melodías que oscilan entre EL Mató y Bochatón, la sexta noche del Ciclo Verano Zero tuvo en lo electroacústico su punto fuerte.
Con estado sereno aparecieron los Limón, aunque esta vez decidieron dejar de lado su formato de banda sonora para presentarse como banda de rock. Emiliano Vega y Juan Manuel Sirk Hauser, se reforzaron con un Fulton en el bajo y le agregaron a sus bermudas y camisas una batería sólida y prolija. “Vos podés salvar tu alma” cantaron mientras encendían sus voces en busca de luz ante los problemas de sonido.  Su música es una constante búsqueda de simpleza y suena limpia y relajada, con una parsimonia reinante que parece gustarle a todos.
Después fue el turno de Bigote: propuesta polirítmica con voces particulares en formato popklore y payasezco. Todos los temas tienen arreglos maestros de guitarra que fusionan el folk con la trova, el beat sesentoso con el blue grass, o el rockabilly con el bolero. En el medio, entre mañas circenses, cantaron a tres voces una que otra polka  divertida. Adoradores de lo bizarro, invitaron al público a pararse y recibieron una respuesta inmediata. Sus vestimentas coloridas y sus raras melodías demostraron que los Bigote tienen show en su ADN, y mientras aplauden su propia canción, como si Dios aplaudiera el padre nuestro (frase del cantante), terminan su set con el eclectisismo  que los caracteriza.

Milton, líder de Lavanda Fulton

Milton, líder de Lavanda Fulton

Para el  final, quedó la versatilidad de Lavanda Fulton. Todos sus integrantes tocan más de dos o tres instrumentos. Milton lució su voz afinanda como siempre y  nos contó sobre ese día de su infancia que jamás olvidara. “Dos caramelos son media hora” los encontró bien ajustados y en la misma tónica down tempo, continuaron hipnotizando con su característica finura indie. “Ahora se acercan a mirar y va formándose una multitud” dijeron entre aires tangueros y arreglos de juguete. Luego subieron la velocidad, cerrando con soltura la sexta y penúltima noche de este Ciclo de Verano para el recuerdo. Queda una noche más, con una combinación de bandas rockeras, no te las podes perder.

Por Juan Pablo López / PH: Jerónimo Frustaglia