Browse By

Bigoteísmo: Un show sobre las grandes creencias en torno al pequeño Dios

bigoteedit111

El Teatro está colmado para ver a los eclécticos Bigote. Antes, suena la negra Sosa para calmar la espera. Son casi las 22:30 hs. cuando se asoma una mano que de a poco descubre el hermoso telón del Quintanilla. Sale el líder con una vela y, simulando al Mártir Peperino Pómoro, habla del “Bigoteísmo y de las iglesias góticas” y nos invita a entonar la oración del santo pelo encarnado. Mientras tanto, los músicos feligreses suben al escenario tarareando el “Himno de mi corazón” de Miguel Abuelo. Están listos para empezar, pero antes, oramos entre todos. Al fondo se enchufa la guitarra eléctrica, al frente la electroacústica, que se rodea de charangos, violines y un trombón. Bigote parece una orquesta circense, cálida y polirítmica, con voces particulares en formato popklore y payasezco. Con el correr de las canciones, fusionan su humor con el tango y el floclore, el folk con la trova, el beat sesentoso con el blue grass, o el rockabilly con el bolero. En fin, son canciones pop, dulces y divertidas, tocadas con profesionalismo y sentimiento. Pasa la canción con gusto a galleta, y una nueva llamada Polen, dedicada a un nuevo santo de su religión.

birgote111

“Aguante Bigote” se escucha en voz de una niña, y luego de las risas, el frontman enciende otra vela para continuar hablando sobre la historia del bigote. En el medio, cantan a tres voces una que otra polka divertida. A esta altura, sus vestimentas coloridas y sus raras melodías, avivan el fuego creciente que fluye del teatro. Para el final, disparan sus más lindas gemas logrando un concierto que salpica solidez, buenas ideas y originalidad. Como dicen ellos, fue una hermosa noche de música y sonrisas confitadas, como para entender que la risa y los caramelos masticables son el milagro más grande!

Por Juan Pablo López

Fotos: Azul Vittori