Browse By

A los palazos! Entrevista Palo Pandolfo

Noche rockera en Mendoza y Mr.Music se cruza  nada más y nada menos que con Palo Pandolfo, ese eterno poeta fanfarrón que supo conquistar los corazones argentinos con “Don Cornelio y la Zona” y “Los Visitantes”, sus bandas más exitosas. Este renovado Palo, se muestra memorioso, didáctico, lúcido y reconciliado con su pasado de rock star duro sobreviviente de los ochenta. Vino a Mendoza a presentar “Ritual Criollo”, su último disco solista luego de Los Visitantes y minutos antes que salga a sacudir sus rulos, le preguntamos por su vida, su pasado y el futuro de la música. Enjoy.

¿Qué análisis podés hacer sobre el recorrido de Ritual Criollo?

Ritual Criollo es un disco fresco, luminoso, con muchas tomas en vivo desde el estudio. Es un disco muy diverso en estilos, la fusión es lo moderno, es lo contemporáneo y lo que me gusta. Muy pocas veces tuve tanta relación directa entre lo que hice y lo que quería hacer. Además ha sido un trabajo muy querido por mí y por la gente, sobre todo porque me abrió las puertas del país nuevamente.

Es cierto, a partir de que Palo se encargó de auto producirse, jamás salió a tocar tanto por el interior. El por qué de esto, quizás tiene que ver la conexión  y el profesionalismo de sus actuales compañeros de ruta: Raúl Guta, a quien conoció yendo a La Habbana a tocar con Lito Vitale, y Gustavo Senmartín, quien reemplazó al último bajista de los Visitantes.

¿Cómo nace la canción para Palo Pandolfo?

Tengo una forma automática. Yo estoy con mi guitarrita y es como una escupida que sale y toco como si el tema ya estuviera compuesto. Lo voy anotando en un cuadernito y así nace. Abro una canilla y dejo que atraviese en mi algo que estaba compuesto y lo ejecuto. Hay muchos temas que hice bajo ese sistema de fluidez y en el último tiempo ya dije “Hay que componer así”. El 80% de las canciones del próximo disco que tenemos para grabar están hechas bajo ese concepto. Una vez que afino la guitarra me sale una especie de posesión total y empiezo a los gritos, lo grabo con mi grabador de periodista y luego intento entender las locuras que dije.

Suena como la mejor excusa para no ir al psicólogo.

(Risas)… Claro, de esta manera nacen letras mucho más profundas porque vienen bien de adentro, nada premeditado. Entonces logro estudiarme a mí mismo porque ni yo se que voy a decir, eso hace que me escuche después y me autoanalice a través de lo que estoy diciendo.

¿Cómo te llevas con la camada de músicos de fines de los 80?

Yo soy una persona muy de barrio, soy un pibe de Flores Sur que se crió en la vereda, laburé en fábricas, fui cadete, vendí sanguches, en fin… Tengo mucha calle, me hago amigo de cualquiera en cualquier lado y ya con 46 años, 3 hijos, una nena de otro matrimonio y un divorcio, me depuré, dejé todo. Eso me hizo conocer muy bien a la gente, me llevo bien con todos los músicos. Me acuerdo cuando lo conocí a Spinetta, mi gran inspiración a parte de Mc Cartney, Lennon y Harrison, me quedé duro como un tarado sin querer molestarlo, y me dice con su dulce voz: “Hola Palo” (Risas). Ese fue uno de mis mayores logros. Fui amigo de Pappo, Iorio, Adrián Dargelos, etc… en general me llevo muy bien con el ambiente de la música, es como si todas las bandas me rindieran homenaje por Don Cornelio.

Imagino que de tu buena relación con el ambiente de la música sale tu álbum “Antojos”, recopilado de versiones de clásicos del rock que grabaste en el 2004.

Así es, yo soy una persona muy memoriosa con el rock en general. En “Antojos” me salí de mí mismo e interpreté temas como “Hipercandombe” de La máquina de hacer pájaros. Lo invitamos a Charly y vino… Yo había tenido dos encuentros anteriores muy nocturnos con él, fallidos y densos. En un cumpleaños de Fito nos trenzamos mal y luego de 10 años, en otro evento que no recuerdo bien, repasamos lo que nos había pasado, nos dijimos todo, nos abrazamos y listo… para adelante! La buena vibración genera buena vibración. El mejor músico es el que a través de la música se convierte en mejor persona. La música es una ayuda de la naturaleza para ser mejores.

¿Cómo te llevás con la tecnología?

Y… mirá lo que me compré, un Blackberry, soy muy torpe con la computación, pero a la vez se que no puedo quedarme atrás. Manejo Pro Tools, pero me falta mucho, quiero hacer un curso. Digamos, si soy mi productor de música trabajo en Internet todo el tiempo al fin y al cabo, me estoy bajando cosas, terminé siendo un niño con estas cosas. Tengo un “ayudador” (Ova) que me abrió todas las cuentas existentes de las redes sociales, pero todavía no entro en Facebook.

Como eterno luchador por lo independiente ¿Cómo ves el futuro de la música y sus formas de comercialización?

Y el tema de bajarte música de  Internet me parece genial, yo siempre me grabé casettes, me prestaban el vinilo, “Play/Rec” y tenía mi Miles Davis en la mano.
Las compañías discográficas hoy están manejadas por personas que no les importa la música ni el arte, se perdieron de mucho de la etapa de los 90. Hoy están sólo con minitas lindas que hacen “la la la”, muy decadente. Se podría competir con Internet si se hubiese apuntado al arte en si, entregando un producto íntegro. Lo que va a perdurar son las buenas canciones, no las minitas. No estoy de acuerdo que abusen de su belleza para ver si venden discos en Disney y se mueren a los 2 años. Está bueno que hoy se pueda grabar, subir a Internet y todos escuchar de todos, aunque el negocio fue siempre tocar en vivo.

¿Qué le dirías al músico que está empezando su carrera?

Yo siempre les digo: ¡Toquen en vivo! Cuelguen telas, afinen bien, deliren sobre el escenario, pero monten una idea y salgan a tocar. Está bueno ofrecer algo visual y sobre todo cantar en castellano. La única justificación del rock blanco es decir algo, porque si sos negro, tenés tanto swing que es la catarsis  por el cuerpo mismo.

Con esa frase quedamos en posición de loto… juntamos los dedos, respiramos profundo y partimos a disfrutar de un nuevo show del excéntrico Palo. Ojalá lo hayan disfrutado tanto como nosotros. Hasta la próxima.

Frases de la nota para epígrafes o para resaltar en letra más grande:

“La fusión es lo moderno, es lo contemporáneo y lo que me gusta”.

“El mejor músico es el que a través de la música se convierte en mejor persona”.

“La música es una ayuda de la naturaleza para ser mejores”.

“Lo que va a perdurar son las buenas canciones, no las minitas”.